Se ha de decir que al principio es un coñazo, pero lo bueno llega